Iluminando mi niñez

La niñez es una etapa primordial y esencial para la vida de todo ser humano, en ella es donde disfrutamos a pleno jugando a nuestros juegos favoritos con amiguitos, donde crece la complicidad inocente entre hermanos o hermanas, primos o algún vecinito, donde imaginamos mundos y universos maravillosos, donde disfrutamos de ser uno mismo sin importarnos la mirada del otro, donde reíamos de las cosquillas de un ser querido, donde un juguete era nuestro tesoro mas preciado, donde una caricia de papá o mamá eran la medicina para nuestros malestares.

También es la etapa donde van construyendo nuestra identidad, diciendo cómo debemos sentir (vergüenza, lastima, pena , agradecimiento, compasión, responsabilidad, etc),  como debemos comportarnos, qué debemos estudiar, cuando debemos callar, y cuándo no, qué es lo “feo”, que es lo “bello”,con quien me conviene hacer amistades, como debería lucir (flaca , gorda, sonriente, esbelta, etc), de que deberíamos trabajar cuando sea mayor, que es lo “bueno” , que es lo “malo”, como debo vestir, caminar etc. Depositando sus frustraciones en nuestro crecimiento.

Es habitual también, que en nuestra infancia nos haya tocado pasar por situaciones dolorosas, como haber tenido que cargar con un padre o madre alcohólica, haber presenciado situaciones de violencia intrafamiliar, haber recibido golpes por parte de mi madre o padre, haber sufrido violencia verbal, haber sido abandonado , no haberse sentido amado por su madre o padre, haberse sentido comparado con algún hermano, hermana o alguien más, haberse sentido despreciado, haberse sentido que no era parte de esa familia, haber sentido indiferencia, haber sentido desnutrición, haber sido abusada o abusado por algun integrante de la familia, o haber pasado por alguna situación que haya marcado dolorosamente nuestra alma.

“Estas heridas que acarreamos de nuestra infancia, suelen aparecer en nuestro presente actual sintiendo frustraciones, síntomas de ansiedad, angustias, insomnio, viviendo relaciones conflictivas con nuestros vínculos afectivos, hasta produciéndonos malestares y enfermedades (que en muchos casos desconocemos la procedencia de esas emociones y de los accionares que hacen conflictuar las relaciones)”

Iluminando mi niñez es un taller vivencial, donde creamos un espacio y una atmósfera propicia para que sane tu niñez trayéndote paz y armonía al hoy de tu vida, está gestado desde el amor con la intención de que las personas, puedan reencontrarse con su niño, porque en él habita tanto la felicidad, la alegría, la espontaneidad, la creatividad y los tesoros invaluables del corazón, como también las heridas que nos marcaron para toda la vida, aquello que nos pesa, que nos atormenta y duele, para poder iluminarlas desde mi presente, para alivianar las  cargas emocionales que llevamos a cuesta, que tanto malestar producen, para que reflorezca la felicidad, espontaneidad y luz que en algún momento desde nuestra más temprana edad habitó en nosotros.

¿Cómo lo haremos?

Mediantes ejercicios y técnicas adecuadas para llegar a tu  infancia, y una vez allí, ubicado en esa etapa, haremos que revivas esas emociones que habitaron  en ti en aquel momento, para que logres expresar las emociones que produjeron tus heridas como también las felices, y de una manera creativa amorosa y respetuosa integraremos, esa luz y esa sombra a nuestro ser, transformándolo mediante un proceso creativo y luminoso.

Esto te permitirá tomar decisiones más conscientes, apaciguar tus miedos, angustias y frustraciones, mejorar tus relaciones afectivas, produciendo armonía y bienestar para ti y los que te rodean.

Soledad Porcile
2018-11-01T16:36:58+00:00

Comentar